Clases de manejo

Durante mucho tiempo he buscado aprender a gestionar mis emociones, en un principio busqué controlarlas, luego poco a poco fui creyendo que había cosas que no podía sentir, que alguien emocionalmente inteligente no podía experimentar ciertas cosas, rabia, ira, angustia, miedo. Sin embargo, mientras más reprimía esas emociones y las negaba, más frecuentes e intensas se presentaban en mi vida.

 

Hasta que logré comprender que saber manejar las emociones, es eso, saber manejar tal cual fuera un vehículo. Si uno quiere aprender a manejar debe poder hacerlo en un día agradable, soleado, con poco tránsito y con el tiempo necesario para poder decidir cómo y a dónde quiere ir, y también debemos aprender a manejar bajo la lluvia, en la noche con un tránsito pesado, con poco tiempo y hasta incluso sin saber cómo llegar y a donde debe ir.

 

En todos los casos es importante practicar, sin la práctica es difícil lograr convertirse en un buen conductor, y el miedo siempre está presente en cada momento que nos sentamos frente al volante para practicar, poco a poco, esa emoción que en muchos casos nos paraliza, vamos logrando enfrentarla y dominarla con el paso del tiempo.

 

Siento que manejar las emociones es igual, si uno realmente quiere ser el conductor de sus emociones, lo primero es estar dispuesto a sentarse frente al volante de su vida, y luego tener la disposición de practicar, de enfrentar el miedo a tener un “accidente”, un “error”, o un “tropiezo”. Seguramente en algunas oportunidades sufriremos algunos rayones, abolladuras o incluso le generemos algún daño a otro que también está aprendiendo a manejar.

 

Lo importante en cada instancia es saber que, así como cuando aprendemos a conducir un auto, en cada intento fallido, lo seguimos intentando y recordamos la frase que muchos profesores de manejo le dicen a alguien sentado en el asiento del conductor, “calma, comencemos de nuevo”. La única diferencia es que, en el auto, el maestro está sentado a nuestro lado y en la vida el maestro está dentro de uno.

Aprender a manejar nuestras emociones, es igual que aprender a manejar nuestro auto, incluso vamos a pasar por lugares muchas veces, repitiendo caminos y a medida que vamos aprendiendo, dejamos de preocuparnos por la ruta y comenzamos a disfrutar del viaje.

 

 

FABIÁN GUSSONI

Mi nombre es Fabián Gussoni, naci en Montevideo Uruguay, soy padres de una niña y un niño. Durante más de 9 años me desempeñé como docente en Instituto Crecer (Colegio INCRE) y todo ese tiempo, logré formarme y adquirir experiencia en Educación Holístico. También fui creador del Taller Espacio de Recreación y Juego Saludable (2011), que se aplicó a los niños y niñas de primaria. De 2011 a 2013, formé parte del equipo coordinador de Pedagogía 3000 y del Enlace Mundial para Una Nueva Educación.

 

A partir de 2014 luego de tomar contacto con la Nueva Medicina Germánica y la Bio Decodificación, logré desarrollar, junto a la experiencia en educación holística y el manejo de herramientas como PNL e Inteligencia Emocional, la metodología de Salud Integral y Educación Saludable.

Experiencia

SER UNO SALUD INTEGRAL.png

( c )  2019 Todos los derechos reservados Ser Uno