CORONAVIRUS : EL 96% DE LOS FALLECIDOS ADJUDICADOS A ESTA ENFERMEDAD PRESENTABA CORMOBILIDADES

Actualizado: feb 26

Comienzan a aparecer datos que muestran que la pandemia, los protocolos sanitarios y la nueva normalidad, no tienen ningún justificativo y más que una emergencia sanitaria, es una manipulación política.



Luego de varios meses de “pandemia” y tras varias censuras de médicos, científicos y profesionales que nos decían, que la enfermedad de Coronoavirus no era peligrosa para la mayoría de la población y que a menos que la persona tuviera previamente enfermedades o estados de salud deteriorados, no podría provocar un cuadro grave para el paciente, hoy comienzan a salir datos que rompen ojos, apoya a los profesionales disidentes y derrumba la farsa de la pandemia.


El diario El Pais de Uruguay, publicó un artículo el 25 de febrero de 2020 a las 4 de la madrugada. En él muestra datos presentados por un “Comité técnico creado para la ocasión”, asegura el medio.


Según estos datos, la letalidad del COVID-19 es más baja que otras enfermedades infecciosas. Sin embargo, la conjunción de esta infección con otras comorbilidades puede agravar la situación, como cualquier otra enfermedad infecciosa. El estudio muestra que el 96% de los fallecidos en Uruguay presentaba una comorbilidad.


El 58% de los fallecidos en 2020 en nuestro país, presentaba enfermedades cardíacas -isquémicas, valvulares o de trastorno del ritmo cardíaco. Casi la mitad (47%), a su vez, tenía hipertensión arterial, el 37% diabetes y el 24% enfermedades pulmonares como asma o EPOC, que como anunciaban profesionales opuestos al relato oficial, era de esperar que la combinación de estas enfermedades preexistentes, generaran un cuadro agravado.


Por otro lado, y como también se informaba en medios alternativos, por estos profesionales, la obesidad es otro factor que se debía tener en cuenta. Los datos de descesos en nuestro país muestran que, esta condición fue la quinta comorbilidad más frecuente, con un 25% de los casos.


El deterioro cognitivo, las demencias y el Alzhéimer estaban presentes en decenas de pacientes. Como este tipo de patologías tienen una mayor prevalencia en las edades más avanzadas, y como los adultos mayores son los que tienen más riesgo de agravar por COVID-19, todavía no está del todo claro si la comorbilidad fue decisiva en el fallecimiento o el factor edad fue determinante. En cualquiera de los casos, nos muestra que la idea de encerrar personas jóvenes, sanas y si síntomas, no tiene ninguna justificación.


Los prestadores de salud que atienden a más población fueron los que concentraron más cantidad de muertos por COVID-19. De los 174 que murieron por esta enfermedad en 2020, 39 eran usuarios de los hospitales de ASSE, 38 del Casmu, 25 de la Asociación Española y 13 de la Médica Uruguay. El resto de mutualistas o seguros privados reportaron siete o menos casos de fallecidos por el nuevo coronavirus.


Con estos datos, sigue siendo extraño o sospechoso que aún se siga sosteniendo que esto es una emergencia sanitaria y que hay un peligro latente de vida. Parece que hay una intención de seguir sometiendo a la población al miedo, la obediencia y la culpa, vulnerando su libertad, sus derechos y privacidad.


Para finalizar, seguimos sin encontrar en ningún estudio, datos que muestren el peligro que tiene para las niñas, los niños y adolescentes esta enfermedad, sin embargo, se los sigue sometiendo a un régimen que viola sus derechos y que deteriora cada día que pasa, su condición, física, psíquica, emocional y social.





280 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo