• SER UNO

CORONAVIRUS, UNA OPORTUNIDAD PARA DEJAR DE VIVIR EN EL MIEDO.

La mejor forma de prevenir el Coronavirus, es fortaleciendo nuestros vínculos, dialogando con nuestros seres queridos buscando sanar aquellas situaciones que nos alejan de ellos, nos hacen sentir amenazados, con rabia e ira y donde la separación es el conflicto dominante, aislarse solo alimentará esa sensación amenaza. Recobrar el diálogo cara a cara, la alegría, la compasión y la empatía, es el mejor tratamiento.



Los que son frecuentes lectores y parte de la comunidad de SER UNO, ya deben tener una idea de cómo he construido el espíritu de la promoción de la salud desde esta plataforma. Saben que he tomado una postura totalmente diferente a la mayoría, desde mi sabiduría y experiencia, cuidarse desde el miedo solo genera más enfermedades. Es por eso que no voy a dedicarle un solo segundo de mi vida, ni una coma, a esa idea de terror de que la enfermedad nos viene a atacar.


Para que tengamos una idea, a nivel global, las muertes atribuidas por gripe (agente A o B) una “enfermedad” que ya cuenta con vacunas y tratamientos, pueden llegar a 650 mil muertes al año. Sólo en España, en 2019 murieron 6.300 personas.


Debemos evitar entender la salud, como la defensa ante una amenaza, si tenemos que cambiar nuestra forma de cuidado por miedo a algo nuevo, es una muestra de que no te estabas cuidando antes. Como siempre digo, la salud no es evitar, es la disciplina de construir cada día un ser integral contemplando todas las dimensiones, no solo lo sanitario.


Soy padre de una niña y un niño, siempre les digo que hay que cuidar nuestro cuerpo porque es lo único que vamos a tener toda la vida y así contar con las óptimas herramientas que nos brinda, y no por miedo a que nos pase algo. Cada síntoma tiene un sentido y nunca voy a verlo como algo malo, sino como una oportunidad de crecer, entendiendo que el síntoma es la luz del tablero que nos alerta que hay algo dentro nuestro que no está funcionando, gran error sería solo apagar la luz.


Con este miedo instalado al nuevo virus, son varias las cosas que podemos hablar, voy a hacer algunas apreciaciones de cada síntoma que genera este agente, pero mal haríamos si solo nos dedicamos a encontrar una vacuna que apague la luz y no busquemos el verdadero motivo que genera esta situación. Los virus traen una nueva información, el inconsciente colectivo ha traído una nueva información, algo que todas y todos deberíamos poder tener la apertura para integrar.


El virus genera una infección, esta infección que se instala en el sistema respiratorio tiene un sentido. Primor, las infecciones aparecen después de haber vivido un conflicto de separación. Los virus permiten modificar algunas informaciones del interior de las células. Son reconstructores y reorganizadores, y intervienen siempre en fase de reparación de conflictos dérmicos, una reparación mal planteada e inconsciente por falta de alegría y con amargura.


Esta Infección viral que afecta a las vías respiratorias, presenta dolores de garganta y musculares, escalofríos, sudoración, malestar, dolor de cabeza y mucosidad, nos agrega la información de que hay un conflicto de pelea en el territorio.


El cuerpo interpreta una invasión del territorio como “alguien que me quita lo vital (el aire)”, por lo tanto, en la fase activa se ulceran las vías respiratorias superiores (con afectación en bronquios y laringe) para permitir mejor paso de aire. Cuando el peligro pasa, se procede a una reparación y reconstrucción de los tejidos ulcerados. Además, se debe expectorar la mucosidad que contiene las células muertas ulceradas de los bronquios, la laringe y las vías respiratorias superiores, así como los virus que se vuelven inservibles tras realizar su función.


Esta idea de una amenaza en el territorio que me viene a sacar la vida, pareces ser en el circulo vicioso que la sociedad y el mundo ha entrado, si mantenemos esa sensación de terror, miedo y amenaza, alimentaremos aún más la experiencia que tenemos frente a nuestros ojos.


Hay una gran sensación de pelea y disputas, pequeños conflictos familiares que se repiten y que ya no me “trago” más, generando rabia, enfado y poca tolerancia “me hinchan las narices” es una rabia imposible de evitar. Por esto es fundamental luchar contra el miedo desde la alegría, el dialogo, y la tolerancia, si ante una muestra de miedo actuamos desde la ira, solo estamos alimentando más la sensación de ataque.


Otra de los síntomas son escalofríos, secreción y goteo nasal, también vinculado a un conflicto de enfado, intrusión e inquietud. Hay un conflicto en relación a algo que apesta en el territorio. “Algo huele mal". "Hay amenazas en el aire". "Algo me disgusta mucho o estoy frío con alguien", "Quiero separarme del olor, para estar más en contacto conmigo".


Por último, la fiebre, que es un conflicto de falta de calor humano, está relacionado a la tiroides (conflictos arcaicos). La fiebre tiene la función de proporcionar o restituir la temperatura adecuada al momento, siempre viene a recuperar el calor perdido. La tiroides es la glándula termorreguladora del cuerpo, por lo tanto, asociaremos los conflictos de fiebre a la tiroides. Principalmente es una forma de escapar de la crítica (sobre todo en los niños) y miedo a hacerse adulto.


Como podemos ver, todos los sentidos y conflictos, están muy relacionados entre sí y basta prestar atención a cómo hoy en día, desde los medios de comunicación, las autoridades gubernamentales, algunos médicos e incluso algunas autoridades educativas, con la mejor intensión en algunos caos, están alimentando esta sensación de amenaza, de miedo por la perdida de la vida, evitando el contacto entre las personas (calor humano).


Todo esto va generando cada vez más una realidad de aislamiento, genera más miedo, mas rabia, mas peleas en nuestro territorio ya que al no poder salir de nuestro hogar, estamos obligados a convivir y a tomar contacto con esos conflictos domésticos sin posibilidad de evadirlos. Quizá el inconsciente colectivo nos está forzando a sanar esos conflictos y tenemos la oportunidad de hacerlo de forma consciente y sin tener que morir en el intento.


El miedo es el agente de contagio más fácil de propagar y más esparcido por todo el mundo, genera una baja vibración y yn desequilibro en nuestra biología, dando lugar la llegada a virus y bacterias que buscan reparar el desorden. El miedo es nada más y nada menos que falta de amor.






97 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi nombre es Fabián Gussoni, naci en Montevideo Uruguay, soy padres de una niña y un niño. Durante más de 9 años me desempeñé como docente en Instituto Crecer (Colegio INCRE) y todo ese tiempo, logré formarme y adquirir experiencia en Educación Holístico. También fui creador del Taller Espacio de Recreación y Juego Saludable (2011), que se aplicó a los niños y niñas de primaria. De 2011 a 2013, formé parte del equipo coordinador de Pedagogía 3000 y del Enlace Mundial para Una Nueva Educación.

 

A partir de 2014 luego de tomar contacto con la Nueva Medicina Germánica y la Bio Decodificación, logré desarrollar, junto a la experiencia en educación holística y el manejo de herramientas como PNL e Inteligencia Emocional, la metodología de Salud Integral y Crianza Saludable.

Experiencia

( c )  2019 Todos los derechos reservados Ser Uno