• SER UNO

EBOOK - LA SALUD PROHIBIDA

Quien haya experimentado en su propio cuerpo e en las personas amadas que existe posibilidad de recuperación, a través de un remedio desconocido, ya no se dejará convencer por nadie de lo contrario. No hay verdad más grande que las experiencias vividas por uno mismo, a través del propio sufrimiento del cuerpo y de la mente.

Este libro intenta dar soluciones para el bien más preciado que tenemos: nuestra salud. Hay que tener en cuenta que la salud se ha convertido en un gran negocio. Para ser exactos, es el negocio más grande jamás conocido (junto con el de los bancos), puesto que todo el mundo, antes o después, será un "cliente", y hará lo que sea con tal de recuperarse cuando

su salud esté en peligro. La industria farmacéutica ha monopolizado la salud en los últimos 100 años. Este negocio no permite competencia... y es feroz. Ya que al ganar tantísimo dinero, con licencias, patentes y becas gubernamentales, cualquier solución alternativa de medicina es apartada, ridiculizada, difamada y juzgada. La industria es la dueña del

juego y no hay nada que lo cambie... por el momento.


Los que más sufren son los médicos, que son la parte ejecutiva del sistema de salud. Ellos están en primera fila de esta guerra de trincheras, donde no se les permite hacer nada en absoluto que no se encuentre dentro de la reglamentación de la ley farmacéutica, ya que en caso contrario serían expulsados del sistema médico sin posibilidad de trabajar en el

futuro. Esta situación crea un conflicto interno, y ese conflicto interno provoca enfermedad. Según las estadísticas, el promedio de vida de un médico es de 56 años, siendo la profesión con mayores suicidios femeninos.


Los médicos viven a diario el conflicto paciente-fármaco, sufriendo emocionalmente esta encerrona. No es de extrañar, que muchos sólo puedan trabajar tras un escudo de frialdad, con tal de no identificarse emocionalmente con el paciente, cosa que a la larga, les afectaría creando una depresión severa. Paradójicamente, la medicina convencional suele tratar estas depresiones con medicamentos paliativos, que no curan. Un medicamento paliativo, se asocia a la medicación que se suministra al paciente diagnosticado de una enfermedad incurable, con la intención de hacer más lento el avance de la enfermedad, y reducir los dolores y molestias que genera en el cuerpo del paciente. Sin embargo suele crear otras

enfermedades, con sus efectos secundarios a largo plazo.


DESCARGAR LIBRO

441 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo