• SER UNO

EDUCACIÓN SALUDABLE - DIFERENCIA ENTRE SENTIMIENTO Y EMOCIÓN

Hemos hablado muchas veces de la importancia de las emociones en nuestras vidas. Las emociones son un pilar fundamental para construir una salud plena y una herramienta fundamental en la educación de nuestros hijos. Sin embargo, no todos tenemos claro de que hablamos a la hora de conectar con nuestras emociones y muchas veces hablamos de emociones cuando en realidad son sentimientos.



En este artículo haremos una práctica diferenciación entre las emociones y los sentimientos.


En el diccionario la palabra sentimiento está definida como… “Hecho o efecto de sentir o sentirse.” – “Estado afectivo del ánimo”. Por lo tanto, un sentimiento está ligado a lo mental, a un estado concreto de nuestra mente, que nos lleva a manifestarnos de una manera u otra.

Cunado uno manifiesta un sentimiento, debe lograr poner en palabras lo que siente de tal manera que se logre comprender desde lo racional, “Me siento abandonado, engañado, traicionado, defraudado etc.”. Por lo tanto, un sentimiento se deriva gracias a la experimentación de un hecho en concreto que da como resultado, la asociación de una creencia socialmente acordada, dependiendo de que valor le damos a ese hecho y que relación tiene con nuestra experiencia, será el grado de intensidad o de importancia que le daremos a ese sentimiento.


Una emoción según el diccionario es una, “Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática”.

Las emociones son más viserales, se siente en el cuerpo y son el resultado de un hecho, que derivó en un sentir y que genera un sentimiento. No se puede explicar con palabras, y solo se puede comprender si se siente en carne propia. Odio, ira, rabia, alegría, felicidad, paz, son algunas de las emociones que podemos experimentar luego de que un hecho de nuestras vidas, dispara un sentimiento.


Otra característica que diferencia una emoción de un sentimiento es el tiempo. Una emoción es pasajera, mientras que un sentimiento perdura en el tiempo, por ejemplo, ante la traición de un amigo, uno puede tener una emoción de ira, luego con el tiempo, uno descubre que todo fue un mal entendido y la ira desaparece, pero el sentimiento de traición no. Cada vez que uno vuelva a recordar ese hecho, recordará el sentimiento de traición, más no le generará ira,


Estas diferenciaciones pueden ser muy útiles a la hora de poder tomar consciencia de los conflictos que nos afectan, mejorar la capacidad de empatizar y poder brindar con el ejemplo, una mejor educación para los niños.


Una interesante forma de identificar el camino que nos llevo a sentir una emoción es haciendo las siguientes preguntas…


¿Qué pasó? – Poder identificar el hecho concreto que despertó el ciclo, es un hecho concreto.


¿Qué siento? – Que valor fue afectad, me siento perdido, traicionado, engañado, aburrido, ignorado.


¿Qué emoción domina mi cuerpo?, odio, angustia, depresión, alegría, felicidad, paz.


Identificar estos aspectos, puede ser una herramienta importante para mejorar nuestra inteligencia emocional, evitando por ejemplo, enojarnos con algo o alguien, que nada tiene que ver con lo que nos está pasando. Todos los sentimientos y emociones, son validos y reconocerlos es fundamental. Lograr coherencia entre lo que hacemos sentimos y pensamos, es un factor fundamental para la prevención de conflictos sociales y físicos, lo que hoy en día llamamos enfermedades.


Enojarse o alegrarse en el momento correcto, con la situación correcta y la persona correcta, es lo que tendríamos que lograr practicando esta idea, ahorrándonos malos entendidos y principalmente tiempo.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo