• SER UNO

EL APÉNDICE, UNA LUZ DE RESERVA

Uno de los misterios de nuestro cuerpo, el apéndice, está asociado a una función muy importante, la de reserva y sus afecciones, nos traen un importante mensaje de nuestro inconsciente biológico.


Ubicado en la parte contigua conectada al ciego (intestino grueso), de unos 8 centímetros de longitud, el apéndice no es un vestigio del ciego en los ancestros de los humanos. El ciego, que poseen muchos herbívoros existentes, aloja bacterias mutualistas que ayudan a los animales a digerir la celulosa encontrada en las plantas. Hoy en día el apéndice del ser humano, no pose la cantidad suficiente de bacterias para poder cumplir dicha funsión.

Por otro lado, hay un mensaje que tiene este órgano para nosotros, y principalmente en los momentos donde se nos manifiestan los distintos síntomas. El conflicto que se asocia a es de supervivencia, de pedazo “feo”, o de reservar y guardar el pedazo.


El sentido del apéndice es el de guardar alimentos, es un reservorio, una despensa donde guardar eso que podemos perder o gastar con facilidad. Es necesario disponer de una comida de reserva por si la necesitamos en un momento de urgencia. Mucha gente con apendicitis tiene también, conflicto de amígdalas (conflicto que también va ligado a guardar el pedazo).


Cuando hablamos de pedazo o bocado, nos estamos refiriendo siempre, a esa porción indispensable para la vida (alimento, aire, agua etc) y que, de no tenerlo, pone en juego nuestra supervivencia. Por otro lado, es importante recordar que todo conflicto está compuesto de dos fases, una fase de simpaticotonía o estrés y una de vagotonía o reparación. En simpaticotonía, fase de conflicto activo, se produce crecimiento celular (tumoración), mientras que en vagotonía (reparación) se produce apendicitis aguda o subaguda con necrosis.


Esto quiere decir que cuando uno esté experimentando el conflicto, nuestro cuerpo buscará hacer más apéndice, para poder tener más capacidad de reserva y cuando el peligro pase, el tejido aumentado es debidamente necrosado para volver a su estado inicial.


Cómo ya mencioné es un reservorio (despensa, reserva… es un bolsillo, por lo tanto, reserva de dinero. En un niño tiene que ver con el dinero de bolsillo (uso diario) como puede ser los caramelos, azúcar, paga semanal, dinero. Por ejemplo: Un niño o niña tiene un ataque de apendicitis. Unos días antes, había escuchado a sus padres hablar de que no tenían dinero para pagar la fiesta de su cumpleaños. El niño resintió el conflicto como que faltaban reservas, e hizo una apendicitis.


Otro conflicto de "suciedad" indigesta, es cuando el niño que presencia una terrible escena de violencia entre sus padres. O en relación a algo que no podemos vaciar (algo feo que debemos guardar), callejón sin salida, jugarreta o tenérsela jurada a alguien. “Me han quitado algo que tenía guardado para mí. Asunto feo que no hemos podido evacuar.

Como en todas las enfermedades que terminan en itis, la apendicitis se manifiesta cuando la persona siente una ira reprimida, por ser demasiado insegura y dependiente de los demás cómo para expresarla.




16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mi nombre es Fabián Gussoni, naci en Montevideo Uruguay, soy padres de una niña y un niño. Durante más de 9 años me desempeñé como docente en Instituto Crecer (Colegio INCRE) y todo ese tiempo, logré formarme y adquirir experiencia en Educación Holístico. También fui creador del Taller Espacio de Recreación y Juego Saludable (2011), que se aplicó a los niños y niñas de primaria. De 2011 a 2013, formé parte del equipo coordinador de Pedagogía 3000 y del Enlace Mundial para Una Nueva Educación.

 

A partir de 2014 luego de tomar contacto con la Nueva Medicina Germánica y la Bio Decodificación, logré desarrollar, junto a la experiencia en educación holística y el manejo de herramientas como PNL e Inteligencia Emocional, la metodología de Salud Integral y Crianza Saludable.

Experiencia

( c )  2019 Todos los derechos reservados Ser Uno