• SER UNO

Herramientas para un Internet Saludable

En 2018 el número de usuarios de internet creció un 9.1% llegando a cifras en el entorno de 4.388 millones, lo que significa un 57% del total de la población mundial. En 2014 la cantidad de usuarios de internet era de 2.485 millones, lo que indica que en cinco años hubo un aumento cercano al 77%.

Los datos simplemente son una antesala para poner en contexto el tema de este artículo. Si bien se pueden resaltar beneficios y perjuicios en relación al desarrollo del internet y el impacto que tiene en le diario vivir, parce interesante destacar algunos aspectos en relación al contenido que los usuarios vuelcan a la red.


Desde la mirada de SER UNO, el objetivo es la Promoción de la Salud desde una construcción amplia y positiva de la misma; aportar herramientas que generen una interacción sana en relación al internet, es el motivo de este informe.


Lo que el entregamos a la red

En alguna medida la mayoría de las personas tiene algún conocimiento sobre cómo se utiliza el contenido y nuestros datos en internet. Los motores de búsqueda, las redes sociales, las empresas que brindan servicios por internet (ventas, correos electrónicos, plataformas de streaming, etc.), junto con las aplicaciones para celulares, captan y registran toda la actividad que nosotros generamos.


No vamos a hablar de las posibles ventas y manipulación poco ética que pueden estar ocurriendo, sino que nos enfocaremos en el tema, partiendo de la base de que hay un manejo apegado a “siertos acuerdos éticos” que se promueven en estos tiempos.


Políticas de Seguridad.

Cada vez que descargamos una aplicación, registramos un usuario en un sitio o red social, nos aparece un documento de “Políticas de Seguridad”, que por lo general son bastantes extensos y pocos solemos leer en su totalidad. Lo cierto es que en ese documento, más que detallarnos cómo van a cuidar de nuestra seguridad, nos detalla todas las concesiones que nosotros hacemos para con nuestros datos y contenidos.


También hay que agregar que luego de aceptar esas condiciones, cuando comenzamos a utilizar el servicio, nos aparecen ventanas solicitándonos que autoricemos el uso de nuestra ubicación, el micrófono y hasta la cámara de la terminal que estemos usando para conectarnos.


Una aplicación de una financiera o banco, o una aplicación para comprar o vender artículos o incluso servicios que nos informan sobre el clima, cada vez es más frecuente que soliciten estos permisos, ¿Con que fin práctico para el usuario? Aplicaciones y juegos masivos y que rápidamente desaparecen como Pokemon Go o Face App, donde se invierte mucho dinero en desarrollarlo y promocionarlo y que para los usuarios son gratis, hacen desprender la interrogante de. ¿Cuál es el beneficio para el creador?


Usuarios que cotizan en alza.

“Cuando el producto es gratis, el producto eres tú”. Esta frase que parece ser tan moderna y actual, que cada vez cobra más valor, viene de los años 70, bastante antes de internet. Fue pronunciada en un corto sobre la TV llamado “Television delivers people” en 1973, y nos da una noción de cómo está funcionando la red.


La intención como siempre, no es ir en contra, sino promover conciencia para que podamos actuar de forma más libre. Hoy en día y gracias a los datos que generamos, día a día se crean algoritmos que aprovechan este material para ofrecernos contenido, publicidad y servicios en relación a lo que nos gusta, compartimos o consumimos.


Incluso ya existen algoritmos en fase de prueba, que buscan predecir algunas decisiones que puedes tomar en un futuro, basado en nuestras preferencias, comentarios y demás acciones que volcamos a la red.


Este sistema de ofrecernos lo que está acorde a nuestros gustos, crecencias y maneras de pensar, pueden generar que vivamos en una burbuja en donde sólo nos vinculemos con personas, organizaciones, servicios y empresas, que refuercen nuestras creencias.


Esto de alguna manera puede verse cómo algo beneficioso, pero… ¿Estamos siendo cada vez más libres, o estamos haciendo que alguien elija por nosotros? A eso hay que agregar que cada vez se nos es más difícil mantener intercambios con ideas opuestas a las nuestras, esto puede estar aumentando la irritabilidad, la violencia y la capacidad de llegar a acuerdos.


Violencia cibergenerada.

Cada vez es más frecuente ver cómo se generan polos opuesto en la mayoría de los temas que se expanden en internet, buscando tener la razón o descalificar un argumento opuesto, inclusos sin argumentos. Esto nos está mostrando que estamos perdiendo la capacidad de llegar a acuerdos o tolerar las visiones del otro.


En los comienzos del desarrollo de Internet y principalmente con la aparición de las redes sociales, podíamos distinguir que la “vida” era lo que nos pasaba en lo cotidiano y luego compartíamos esa vida en internet. Ahora la “vida” parece estar compuesta por lo que hacemos en lo físico, en lo cotidiano y lo que hacemos en el internet.


Por tal motivo es valido plantar la apoteosis de que lo que generamos en la red, se traslade a lo cotidiano, es probable que se pueda fomentar, utilizando los datos masivos, sensaciones de inseguridad, violencia, corrupción y demás realidades que favorecen la irritabilidad y polarización de la población, en beneficios de un interés particular.

Podemos estar de acuerdo o no con esto, lo cierto es que esí es cómo funcionamos. Para esto es importante que pongamos em prácticas algunas herramientas que nos generen hábitos cibernéticos saludables.


- Evitemos darle 100% de veracidad a todo lo que vemos por internet, fomentemos la duda y busquemos cuestionar todo, por más apegado a mis creencias que esté. Busquemos fuentes e incluso material contrario.


- Es difícil mantener aislados a los niños y niñas de todo este mundo de pantallas y exceso de estimulación visual, sin embargo, podemos evitar promoverlo desde nuestros hogares y generar un uso acotado y responsable. Prohibir jamás ha dado resultado, promover y compartir una manera distinta de vinculación, nos permite ser parte del vínculo que generan nuestras hijas e hijos en este tema y en cualquier otro. También es importante estar presentes y generar ámbitos de sana discusión que creen acuerdos conjuntos de uso responsable.


- Cómo grandes, podemos forzarnos a consumir y realizar búsquedas opuestas a nuestras creencias y gustos o temas que no conocemos.


- Utilizar más de un motor de búsqueda y así poder ampliar las opciones de resultados.


- Tener una postura abierta y desapegada de nuestras ideas, sentires y creencias, sin dar nada. Teniendo presente de que nuestro sistema de creencias varia dependiendo la edad, que lo que hoy es importante para uno, no lo era en el pasado y no tenemos ninguna certeza de que lo sea en el futuro. Interactuar desde esa mirada en donde me enriquezco con el otro, aunque no concuerde.


Si bien sabemos que esto no cambiará el sistema y tampoco es la intención, si nos puede ayudar a mejorar en independencia, capacidad de interactuar y tolerancia.




Salud Integral

Consultas

Educación 

Saludable

Consultas

Recreación y

juego

Saludable

Aula para grandes

Mi nombre es Fabián Gussoni, naci en Montevideo Uruguay, soy padres de una niña y un niño. Durante más de 9 años me desempeñé como docente en Instituto Crecer (Colegio INCRE) y todo ese tiempo, logré formarme y adquirir experiencia en Educación Holístico. También fui creador del Taller Espacio de Recreación y Juego Saludable (2011), que se aplicó a los niños y niñas de primaria. De 2011 a 2013, formé parte del equipo coordinador de Pedagogía 3000 y del Enlace Mundial para Una Nueva Educación.

 

A partir de 2014 luego de tomar contacto con la Nueva Medicina Germánica y la Bio Decodificación, logré desarrollar, junto a la experiencia en educación holística y el manejo de herramientas como PNL e Inteligencia Emocional, la metodología de Salud Integral y Educación Saludable.

Experiencia

SER UNO SALUD INTEGRAL.png

( c )  2019 Todos los derechos reservados Ser Uno