• SER UNO

HIPOCRESÍA SANITARIA, LOS MUERTOS OLVIDADOS POR LA PANDEMIA

Un prueba más de que más qie una pandemia, es una campaña de marketing



Desde que se declaró la “pandemia” por parte de la Organización Mundial de la Salud, hemos experimentado una maratón diaria por parte de los gobiernos y medios de comunicación, bombardiándonos principalmente con números y más específicamente los números de fallecidos

Cada día tenemos en tiempo real, la cuenta específica de la cantidad de contagiados y fallecidos, es como si fuera las estadísticas de un partido de básquetbol, que cambia a cada segundo y que podemos consultar en cualquier sitio web o canal de noticias.

Lo cierto que esto nunca antes se había hecho, y es notorio el efecto de miedo y terror que está generando en las personas que solo consumen noticieros o información oficial. Como he comentado en alguna otra artículo o en algún video del mi canal de Youtube… ¿Qué hubiera pasado si se hubiera realizado el mismo conteo, con otras “enfermedades” o otras causas de decesos?

En esta oportunidad voy a mostrarles datos OFICIALES, de la OMS y de otras fuentes. Los primeros son datos que la OMS publicó el 24 de mayo de 2018, y que hace referencia las 10 causas que más muerte generaron en 2016


Según la OMS, en 2016 se registraron 56,4 millones de defunciones en el mundo. El 54% de esas muertes, se adjudican a las primeras 10 causas que las originan, lo más curioso es que todas las que componen esta lista, superan al COVID19, la mayoría enfermedades que tienen algún tratamiento o una vacuna y aún así, arroja números que no motivan ningún tipo de alarma.

Las principales causas de mortalidad en el mundo son la cardiopatía isquémica y el accidente cerebrovascular, que ocasionaron 15,2 millones de defunciones en 2016 y han sido las principales causas de mortalidad durante los últimos 15 años.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) causó tres millones de fallecimientos en 2016, mientras que el cáncer de pulmón, junto con los de tráquea y de bronquios, se llevó la vida de 1,7 millones de personas. La cifra de muertes por diabetes, que era inferior a un millón en 2000, alcanzó los 1,6 millones en 2016. Las muertes atribuibles a la demencia se duplicaron con creces entre 2000 y 2016, lo cual hizo que esta enfermedad se convierta en la quinta causa de muerte en el mundo en 2016.

Las infecciones de las vías respiratorias inferiores continúan siendo la enfermedad transmisible más letal; en 2016 causaron tres millones de defunciones en todo el mundo. La tasa de mortalidad por enfermedades diarreicas, que se redujo casi un millón entre 2000 y 2016, fue de 1,4 millones de muertes en 2016.

Un destaque se lleva la tuberculosis, una condición que se tiene la sensación de estar “erradicada” sin embargo, pese a que ha disminuido el número de muertes durante los últimos 15 años, esta enfermedad continúa siendo una de las 10 principales causas de muerte, con 1,3 millones de fallecimientos.

En la lista aparece los accidentes de tránsito que se cobraron 1,4 millones de vidas en 2016; alrededor de tres cuartas partes de las víctimas (el 74%) fueron varones.

Según un reportaje de BBC del 6 de marzo de 2019 y basado en datos de la OMS, las muertes por terrorismo y desastres naturales, solo representan el 0.5% del total. Por otro lado más del 70%, son atribuidas a enfermedades crónicas no transmisibles que avanzan lentamente y que su seguimiento y tratamiento es fundamental, algo que en tiempos de pandemia, se está haciendo de forma más que deficiente.

El caso de las enfermedades cardivasculares, es interesante, según la percepción colectiva, la gente tiende a temerle más a morir por cáncer, pero las muertes cardiovasculares se duplican en el correr de un año.

Otro aspecto que nos debe ocupar en tiempo de pandemia y principalmente de cuarentena, es lo relacionado a las crisis emocionales que se está generando por aislamiento, aspecto económico, pánico inducido por los medios de comunicación e incertidumbre en relación al futuro.

Las muertes por suicidios o homicidios promedian los 3.4 millones de personas en un año y sin pandemia. Es esperable un aumento sustancial en los suicidios a raíz de las crisis que puedan vivir los individuos, como también los homicidios, principalmente los intrafamiliares o los atribuidos a la violencia de genero.

Luego de leer esta información, ¿Podemos decir que estamos priorizando la salud? Hay un momento donde debemos parar, respirar y preguntarnos si todo lo que está pasando tiene un sentido o al menos una lógica. ¿Cuál es la explicación? Las enfermedades “contagiosas” como la gripe, neumonía o hasta la tuberculosis, sumadas, superan por millones los muertos e incluso la taza de mortalidad es más alta que el CV19 y aún así, alguien ha decidido que unos muertos son más importantes que otros.

Cada día que pasa aparecen más incógnitas, las piezas del puzle no encajan en la teoría oficial y sí en otros relatos que nos acercan a la idea de que existen otros intereses que nada tienen que ver con salvar vidas o promover la salud. En este presente dónde avanza el control, las restricciones y el miedo, solo nos queda mantener la posibilidad de seguir cuestionando la realidad que percibimos, no dar todo por supuesto y buscar una mejor realidad.


FUENTES: ABC BBC OMS







30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo