• SER UNO

“LO QUE NECESITAMOS ES CONTROLAR EL PÁNICO”, DIJO GANADOR DE PREMIO NOVEL


“Lo que necesitamos es controlar el pánico”, dijo, “vamos a estar bien”. El Covid-19 se beneficia de una “buena campaña publicitaria” que le hacen gratis los medios de comunicación a los que culpa de “causar pánico innecesario” y hasta los gobiernos, pero “la situación real no es tan terrible como parece”.


Michael Levitt, un premio Nobel, experto en biología computacional y biofísico de Stanford, comenzó a analizar el número de casos de COVID-19 en todo el mundo en enero y calculó correctamente que China superaría el peor brote de coronavirus mucho antes de lo que muchos expertos en salud habían pronosticado. Ahora prevé un resultado similar en los Estados Unidos y el resto del mundo.


Si bien muchos epidemiólogos advierten de meses, o incluso años, de perturbaciones sociales masivas y millones de muertes, Levitt dice que los datos simplemente no respaldan un escenario tan grave, especialmente en áreas donde existen medidas razonables de distanciamiento social.


Esto es lo que Levitt notó en China: el 31 de enero, el país tuvo 46 nuevas muertes debido al nuevo coronavirus, en comparación con 42 nuevas muertes el día anterior. Aunque el número de muertes diarias había aumentado, la tasa de ese aumento había comenzado a disminuir. Esencialmente, aunque el automóvil todavía estaba acelerando, no estaba acelerando tan rápido como antes.


“Esto sugiere que la tasa de aumento en el número de muertes disminuirá aún más durante la próxima semana”, escribió Levitt en un informe que envió a sus amigos el 1 de febrero que fue ampliamente compartido en las redes sociales chinas. Y pronto, predijo, el número de muertes disminuiría cada día.


Tres semanas después, Levitt le dijo al China Daily News que la tasa de crecimiento del virus había alcanzado su punto máximo. Él predijo que el número total de casos confirmados de COVID-19 en China terminaría en alrededor de 80,000, con aproximadamente 3,250 muertes.


Este pronóstico resultó ser notablemente preciso: hasta el 16 de marzo, China había contado un total de 80,298 casos y 3,245 muertes, en una nación de casi 1.400 millones de personas donde mueren aproximadamente 10 millones cada año. El número de pacientes recién diagnosticados se ha reducido a alrededor de 25 por día, sin que se hayan reportado casos de propagación comunitaria desde el miércoles.


Ahora Levitt, quien recibió el Premio Nobel de Química 2013 por desarrollar modelos complejos de sistemas químicos, está viendo puntos de inflexión similares en otras naciones, incluso en aquellas que no inculcaron las medidas de aislamiento draconianas que hizo China.


Analizó 78 países con más de 50 casos reportados de COVID-19 todos los días y ve “signos de recuperación”. No está analizando casos acumulativos, sino la cantidad de casos nuevos todos los días, y el porcentaje de crecimiento en ese número de un día para otro. “Los números siguen siendo ruidosos, pero hay signos claros de un crecimiento lento“.


En Irán, por ejemplo, el número de casos COVID-19 recientemente confirmados se mantuvo relativamente estable la semana pasada, de 1.133 el lunes a 1.148 el viernes. Levitt reconoce que sus cifras son desordenadas y que la data oficial en muchas áreas es demasiado bajo porque las pruebas son irregulares. Pero incluso con datos incompletos, “una disminución constante significa que hay algún factor en el trabajo que no es solo el ruido en los números“, dijo.

La trayectoria de las muertes respalda sus hallazgos, dijo. También lo hacen los datos de brotes en entornos confinados, como el del crucero Diamond Princess. De 3.711 personas a bordo, 712 fueron infectadas y ocho murieron. En su opinión, este experimento no intencionado en la propagación del coronavirus ayudará a los investigadores a estimar la cantidad de muertes que ocurrirían en una población completamente infectada.

Levitt dijo que los mandatos de distanciamiento social son críticos, particularmente la prohibición de grandes reuniones, porque el virus es tan nuevo que la población no tiene inmunidad y una vacuna aún está a muchos meses de distancia. “Este no es el momento de salir a beber con tus amigos”.

Pero también culpa a los medios de comunicación por causar pánico innecesario al enfocarse en el aumento incesante en el número acumulado de casos y destacar a las celebridades que contraen el virus. Por el contrario, la gripe (flu) ha enfermado a 36 millones de estadounidenses desde septiembre y mató a unos 22,000, según los CDC, pero esas muertes no se informan en gran medida.

Teme que las medidas de salud pública que han cerrado grandes sectores de la economía puedan causar su propia catástrofe de salud, ya que la pérdida de empleos conduce a la pobreza y la desesperanza. Una y otra vez, los investigadores han visto que las tasas de suicidio aumentan cuando la economía cae en espiral.

El virus puede crecer exponencialmente solo cuando no se detecta y nadie está actuando para controlarlo, dijo Levitt. Eso es lo que sucedió en Corea del Sur, cuando arrasó con un culto cerrado que se negó a reportar la enfermedad.

“Las personas necesitan ser consideradas héroes por anunciar que tienen este virus”, dijo. El objetivo debe ser una mejor detección temprana, no solo a través de las pruebas, sino quizás con la vigilancia de la temperatura corporal, que China está implementando, y el aislamiento social inmediato. Si bien la tasa de mortalidad de COVID-19 parece ser significativamente más alta que la de la gripe, Levitt dice que simplemente, “no es el fin del mundo“.


Basado en la experiencia de la Diamond Princess, estima que estar expuesto al nuevo coronavirus duplica el riesgo de muerte de una persona en los próximos dos meses. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen un riesgo extremadamente bajo de muerte en un período de dos meses, y ese riesgo sigue siendo extremadamente bajo incluso cuando se duplica. “La situación real no es tan terrible como parece”, dijo.




21 vistas0 comentarios

Salud Integral

Consultas

Educación 

Saludable

Consultas

Recreación y

juego

Saludable

Aula para grandes

Mi nombre es Fabián Gussoni, naci en Montevideo Uruguay, soy padres de una niña y un niño. Durante más de 9 años me desempeñé como docente en Instituto Crecer (Colegio INCRE) y todo ese tiempo, logré formarme y adquirir experiencia en Educación Holístico. También fui creador del Taller Espacio de Recreación y Juego Saludable (2011), que se aplicó a los niños y niñas de primaria. De 2011 a 2013, formé parte del equipo coordinador de Pedagogía 3000 y del Enlace Mundial para Una Nueva Educación.

 

A partir de 2014 luego de tomar contacto con la Nueva Medicina Germánica y la Bio Decodificación, logré desarrollar, junto a la experiencia en educación holística y el manejo de herramientas como PNL e Inteligencia Emocional, la metodología de Salud Integral y Crianza Saludable.

Experiencia

SER UNO SALUD INTEGRAL.png

( c )  2019 Todos los derechos reservados Ser Uno