• SER UNO

LOS PIOJOS Y LOS CONFLICTOS INTELECTUALES

Actualizado: abr 10

En el inicio de las clases hay muchas cuestiones que como padres y madres debemos atener. Entre listas de materiales y adaptaciones de horarios, una de las experiencias que suele ocurrir es la visita inesperada y poco deseada de los piojos.



La pediculosis es una de las situaciones que preocupa a muchas y muchos, la tarea de expulsar estos amigos, de las cabezas, es una tarea engorrosa, desagradable y que genera malestar en grandes y en chicas/os.


Si bien se cree que hay un contagio o traspaso de estos parásitos de una cabeza a otra, la pregunta es por qué afecta a unos y a otros no. Creer que pasa simplemente por este aspecto, es ver la situación desde una comprensión escaza. Lo cierto es que los piojos aparecen mucho más en el inicio de clases, en las vueltas de vacaciones, y en los grupos en edades más pequeñas.


Cuando hablamos de los pijos, estamos hablando de un conflicto intelectual, se produce principalmente en las niñas y niños en edad de aprender a leer, o cuando adquieren saberes que se encuentran marcados como importantes para el desarrollo intelectual. También cuando desde la familia, se carga el foco en que lo único que importa para medir el desempeño escolar es obtener resultados curriculares, buenas notas, cumplir con las tareas y dejando de lado el resto de las dimensiones del ser.


También tenemos que tomar en cuenta el significado de las MORDEDURAS y PARÁSITOS, ya que estos insectos, se adhieren a nuestro cuerpo, se alimentan de nuestra sangre, mordiendo nuestro cuero cabelludo. Tienen, por lo tanto, relación con el proceso intelectual. Según el dr. Hamer estaría relacionado con la estabilidad e inestabilidad de la organización en grupo de los individuos formando sociedades, por eso es natural que los comienzos, donde se reordena, organiza y generan nuevos vínculos y formas, aparezcan estos amigos.


Yendo a un lugar más específico, es muy importante tener en cuenta si las madres y padres creen que es adecuado o no el ritmo de aprendizaje. “Tengo que entrar en contacto con mi cabeza".


También se experimenta un conflicto de falta de protección, en que se ve alterada la cohesión del grupo (divorcios, guerras, catástrofes…). En este último aspecto, entra en juego la percepción de la realidad social que les transmitimos, cuando en la familia, hay esta sensación de inestabilidad de organización o de incapacidad grupal, o cuando madres o padres, se sienten en conflicto con estos conceptos, también son aspectos que influyen.

Por último, también entra en juego la percepción de conflicto de higiene escrupuloso de la madre y dejadez del niño o falta de protección por parte del padre. Puede existir un conflicto de separación, en relación a lo intelectual o lo intelectual me separa de algo o hay una separación por causas intelectuales.


Parásitos

Un parásito es un organismo que vive en otro ser vivo y a expensas del cual se nutre. Los parásitos se aprovechan solo de las energías sobrantes de un organismo. Están relacionados con un conflicto de entrega de poder, conflicto de sentirse abusado y parasitado por los demás. Sentir que viven de nosotros, o al contrario, sentirse parásito de alguien.


Mordeduras:

Siempre que recibimos una mordedura, ya sea de un animal o de otro ser humano, estamos ante un síntoma que refleja un conflicto de agresividad oculta y miedo. Es una señal de aviso de una agresividad oculta en nosotros en relación a la zona de la mordedura y en relación con nuestro animal interior.


Para finalizar, es importante tener en cuenta lo que compartí en el artículo de La Alegría de la Vuelta a Clases, es fundamental promover un inicio en armonía, y transmitirles seguridad, respeto, tranquilidad, y alegría, a la hora de tomar contacto con todo lo que tiene que ver con el proceso de aprendizaje escolar.


Sin duda que lejos de sugerir que no se apliquen métodos para tratar este síntoma, también es cierto que muchas veces, así como llegan, se van antes de aplicar tratamiento, o muchas veces se aplican tratamiento sin resultados, o luego de terminado el tratamiento, los piojos vuelve. La respuesta es esta, el para qué llegan los piojos a nuestra cabeza, que estamos generando en nuestras vidas para que atraigamos a estos parásitos a mordernos y llevarse la energía que nos sobra.




112 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo