Retrato familiar

Promover la Salud

"Promover la salud consiste en proporcionar a los pueblos, los medios necesarios para mejorar su bienestar y ejercer un mayor control sobre la misma.  Para alcanzar un estado adecuado de bienestar físico, mental y social, un ¡individuo o grupo, debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente.

La salud se percibe pues, no como el objetivo, sino como la fuente de riqueza de la vida cotidiana. Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales, así como las aptitudes físicas".

Esto es un fragmento de la Carta de Ottawa, una declaración realizada en la primer Conferencia Internacional para la Promoción de La Salud del 21 de noviembre de 1986, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En 1986 la OMS definio que la salud está compuesta de diversos aspectos de la vida humana en la que destaca la paz, la educación, la vivienda, la alimentación, la renta, la justicia social, la equidad y el fomento de un ecosistema estable.” cualquier mejora de la salud debe estar basadas en estos requisitos”.

También declara este documento, que la promoción de la salud, no depende solamente del sector sanitario, sino de la coordinación de los órganos de gobierno, autoridades locales, sectores sociales y económicos, también como la industria, los medios de comunicación y los grupos benéficos. Estos grupos deben coordinarse para poder hacer que los aspectos sociales, culturales, económicos y ambientales, sean aspectos favorables para el bienestar y la salud.

Por lo contrario, sectores como los gobiernos, la economía, los medios de comunicación y el sector sanitario, lejos de promocionar este “concepto positivo” de salud, han puesto el foco sólo en el bienestar sanitario, la prevención de enfermedades y el cuidado fisco.  Esa mirada múltiple e integral de la salud que busca el desarrollo de varias dimensiones del ser humano, ha quedado sumamente relegada a lo largo de estos años.

Es momento de dejar de poner el foco en la ausencia de enfermedades como principal indicador de salud, es hora de comprender que muchos síntomas de nuestro cuerpo, son el reflejo de programas biológicos y naturales, relacionados con la frustración que genera el no desarrollo de los otros prerrequisitos.